Los 10 mejores rookies de la historia de la NBA

Repasamos las temporadas inolvidables de jugadores que se estrenaban en la NBA y demostraron ya en su primer año el enorme talento que atesoraban,

Michael Jordan, uno de los mejores rookies de la historia NBA. Foto: gettyimages
Michael Jordan, uno de los mejores rookies de la historia NBA. Foto: gettyimages

Aterrizar en un ecosistema tan diferente y particular como es el de la NBA, no resulta sencillo a nadie. La mejor liga del mundo está muy jerarquizada, prima lo hecho por las estrellas y los novatos que llegan deben hacer gala de un equilibrio perfecto entre humildad y osadía, entre generosidad y egoísmo, entre compañerismo y ego. Algunos de los que acabaron siendo leyendas de la liga no consiguieron plasmar todo su potencial en su primer año, pero otros ya dieron claras muestras de su poderío. Estos son los 10 mejores rookies de la historia de la NBA.

1. Wilt Chamberlan (1959-60) en Philadelfia Warriors

Eran muchas las expectativas sobre el que terminó siendo uno de los mejores de la historia, pero que terminara promediando 37,6 puntos y 27 rebotes supuso un auténtico shock para la liga y unas cifras que nunca han podido ser batidas.

2. Óscar Robertson (1960-61) en Cincinnati Royals

Imaginen quedarse a un suspiro de terminar promediando triple-doble en tu primer año en la NBA. Es lo que consiguió este mítico jugador con su promedio de 30,5 puntos, 10,1 rebotes y 9,7 asistencias. Llegó para revolucionar la liga y quiso hacerlo desde el principio.

3. Wes Unseld (1968-69) en Baltimore

Vital en el desarrollo de la NBA, este carismático y guerrero jugador elevó a un estatus superior la concepción de rookie, al convertirse también en el MVP de la temporada. Suplió su falta de estatura (2,01m) con una capacidad innata para rebotear y ser el dueño y señor del tablero, tanto en defensa como en ataque.

4. Kareem Abdul-Jabbar (1969-70) en Milwaukee Bucks

Terminó con 28,8 puntos y 14,5 rebotes pero, sobre todo, con la sensación de ser un jugador diferente llamado a grandes cotas de éxito. Lo confirmó siendo campeón de la NBA al año siguiente y poniendo las bases de una de las carreras más prolíficas de la historia.

5. Larry Bird (1979-80) en Boston Celtics

Devolvió a unos heridos Celtics a la senda del triunfo, erigiéndose en un jugador total, capaz de emocionar al público con su talento innato y capacidad de liderazgo. Promedió 21,3 puntos, 10,4 rebotes y 4,5 asistencias, en una temporada en la que fue nombrado mejor rookie.

6. Michael Jordan (1984-85) en Chicago Bulls

Quizá viendo todo lo que hizo luego, no se pueda considerar que su primer año estuviera a la altura, pero Jordan ya dio señales de grandeza desde el primer momento. Demostró su espíritu competitivo, llegó a su franquicia a los playoffs y puso de manifiesto que era un jugador diferente. Anotó 28,2 puntos de media, con un porcentaje del 51% en tiros de campo.

7. David Robinson (1989-90) en San Antonio Spurs

Debutó dos años después de lo que debería haberlo hecho ya que tuvo que hacer el servicio militar en la Marina. Explotó totalmente desde el primer momento, demostrando una habilidad natural para dominar en la pintura y terminó promediando 24,3 puntos, 12 rebotes y 4 tapones. Estadísticas que se convertirían en el preludio de una gran carrera.

8. Shaquille O´Neal (1992-93) en Orlando Magic

Su físico imponía, pero pronto demostró ser algo mucho más que eso. Shaq elevó a un nivel superior la concepción de pívot dominante y se convirtió en el primer rookie de la historia que fue nombrado Jugador de la Semana en la primera semana de competición. Terminó promediando 23,4 puntos, 13,9 rebotes y 3,53 tapones, llegando a ser seleccionado para competir en el All Star.

9. Tim Duncan (1997-98) en San Antonio Spurs

Fue un jugador especial, con un estilo tan plástico como peculiar. Asombró su fluidez de movimientos en el poste bajo y ese característico lanzamiento de media distancia apoyándose en el tablero, del que ya hizo gala en su temporada de rookie. Promedió 21 puntos, 12 rebotes y 2,5 tapones, conduciendo al equipo tejano a los playoffs.

10. Luka Doncic (2018-19) en Dallas Mavericks

El impacto del esloveno en la NBA ha sido difícilmente equiparable al de cualquier otro jugador reciente. Su capacidad para hacer absolutamente todo en la cancha y ese carisma que desprende por todos sus poros, han convertido al madridista en un jugador inolvidable. Jugó 72 partidos, promediando 21,2 puntos, 7,8 rebotes y 6 asistencia. Simplemente impresionante.

Comentarios recientes