Russell Westbrook, el enemigo en casa para Los Angeles Lakers

El base de los angelinos sigue acumulando buenos números detrás de los que hay pérdidas, infinidad de tiros fallados e incapacidad para jugar en equipo.

Diego Jiménez Rubio | 26 Dic 2021 | 12:37
facebook twitter whatsapp Comentarios
Westbrook, pésimo rendimiento. Foto: gettyimages
Westbrook, pésimo rendimiento. Foto: gettyimages

Ya no engaña a nadie, la paciencia ha tocado a su fin y las estadísticas NBA no esconden lo que hay detrás de unos números tan brillantes como faltos de significado a nivel competitivo. Russell Westbrook es incapaz de modificar su forma de jugar, ni siquiera al hacerlo junto a Lebron James, uno de los mejores de la historia, y vistiendo la mítica camiseta de Los Angeles Lakers. No tiene remedio, empezó así y así terminará, entrando en la historia de la liga por sus números, pero no por la capacidad de dotar de competitividad a sus compañeros ni por episodios de lucha sin cuartel por grandes objetivos. Es la antítesis del jugador que todo técnico y compañeros querrían tener, el verso libre que no solo no ayuda al devenir del equipo, sino que lo perjudica tremendamente. Lo están sufriendo en Lakers y lo que se vio en la jornada navideña fue la gota que colmó el vaso.

Cualquiera que no viera el partido, pensará que Russ fue de los mejores de su equipo merced a su triple-doble con 13 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias, pero nada más lejos de la realidad. Su afán de protagonismo y condiciones atléticas le permiten sumar en estos aspectos, sin que el devenir colectivo parezca importarle. Con un sonrojante 4/20 de tiros de campo, Westbrook condicionó sobremanera el ataque de su equipo y mostró una falta de intensidad defensiva flagrante. El excelso partido de Lebron no fue suficiente para compensar todo lo que resta el base, y esto es algo que se repite de forma recurrente esta temporada ya que en partidos en los que el Rey ha anotado más de 30 puntos, los Lakers solo han podido ganar la mitad.

Lebron James defiende a Westbrook a pesar de todo

Dato muy exiguo y que pone de manifiesto los enormes problemas de competitividad de un equipo subyugado por el estilo de Russell Westbrook, que necesita una pléyade de siervos a su disposición y al que parece importarle más su planilla estadística individual que la capacidad de ganar partidos del equipo. A pesar de todo eso, Lebron James salió en su defensa en ESPN. "Creo que está jugando duro e intentándolo todo, así que no tengo nada que reprocharle. Debe seguir intentándolo", aseveró un hombre que ve esfumarse su sueño de ganar un nuevo anillo y que podría estar cegado por su amistad con Westbrook, ya que si fuera otro jugador con quien no tiene relación da la sensación de que estaría ya fuera del equipo.