Previa y pronósticos para 2016; Charlotte Hornets

El equipo de Michael Jordan quiere hacer borrón y cuenta nueva tras un año para olvidar y buscará recuperar su sitio en los Playoffs.

La nueva temporada 2015-16 en Charlotte estará marcada por la gran incógnita de saber el rendimiento real de una franquicia que ha vivido las dos caras de la moneda en las últimas dos campañas y que ha sufrido una gran transformación interna de la plantilla con hasta ocho caras nuevas.

Un año marcado por la decepción de firmar un bagaje de 33 victorias y quedar lejos de la lucha por los Playoffs, en una debacle personificada en la nefasta temporada de Lance Stephenson, el que había sido el fichaje estrella del verano de la franquicia de Michael Jordan.

Aún así, en Charlotte son optimistas después de haber logrado reunir una plantilla mucho más equilibrada y con mayor número de alternativas que la que afrontó la temporada 2014-15.

Quinteto, banquillo, altas y bajas

Después del experimento fallido con Lance Stephenson, el peso del equipo volverá a recaer incuestionablemente sobre las figuras de Al Jefferson y Kemba Walker, jugadores intocables en el esquema de Steve Clifford. A partir de ahí, verano bastante movido en Charlotte con numerosas bajas y nuevas caras.

Sin Stephenson en el equipo, el puesto de escolta no está completamente definido y hasta cuatro jugadores serán los encargados de acaparar los minutos hasta dar con la tecla exacta: Jeremy Lamb y Jeremy Lin, nuevas adquisiciones de los Hornets, el prometedor y especialista defensivo exterior Michael Kidd-Gilchrist, recientemente renovado por cuatro años y 52 millones de dólares, e incluso el sophomore P.J.Hairston.

Será el propio Kidd-Gilchrist el que deberá compartir minutos, a su vez, con Nicolás Batum en el puesto de alero, un todoterreno sobre la cancha que viene de completar una mala temporada en Portland pero que deberá exhibir un gran rendimiento si quiere conseguir un suculento nuevo contrato el próximo verano.

En el juego interior, no hay ninguna duda en el puesto de pívot, donde Spencer Hawes, y en menor medida Cody Zeller, será el encargado de dar minutos de descanso y acierto exterior a Al Jefferson. En el puesto de ‘4’, gran oportunidad de disfrutar de una gran cantidad de minutos para el rookie Frank Kaminsky, aunque la confianza de Steve Clifford en los jugadores de primer año suele ser limitada y podría dar mayor peso en la rotación a Zeller e incluso a Hawes en momentos determinados de la temporada.

Altas: Nicolas Batum (Blazers), Tyler Hansbrough (Raptors), Aaron Harrison (rookie), Spencer Hawes (Clippers), Frank Kaminsky (rookie), Jeremy Lamb (Thunder), Jeremy Lin (Lakers),

Bajas: Bismack Biyombo (Raptors), Gerald Henderson (Blazers), Jason Maxiell (Tianjin Steel), Lance Stephenson (Clippers), Jeffery Taylor (Real Madrid), Noah Vonleh (Blazers), Mo Williams (Cavaliers).

Fortalezas

Seguridad: uno de los equipos que mejor cuida la pelota como pone de manifiesto su liderazgo en el ránking de pérdidas de balón y que mejor desempeño defensivo ofreció, especialmente en el juego exterior, gracias al paso adelante dado por la joven promesa Kidd-Gilchrist.

Versatilidad: los Hornets pueden presumir de un roster con gran profundidad donde gran parte de sus jugadores no tienen problema alguno en desempeñar diferentes posiciones sobre la cancha, tanto en el juego exterior (Lin, Kidd-Gilschrist, Batum, Hairston), como en la zona (Hawes y Zeller).

La pareja Jefferson-Walker: uno de los mejores tándem interior-exterior de toda la liga y alrededor del cual giran las aspiraciones de los Hornets. Aunque no tuvieron, ni mucho menos, la mejor temporada de sus respectivas carreras, sus promedios conjuntos de 33.9 puntos, 13.5 rebotes y 7.1 asistencias por partido ponen de manifiesto al gran importancia de ambos en el aspecto ofensivo.

Debilidades

Lanzamiento exterior: la anotación exterior fue una de las grandes cuentas pendientes el año pasado. Los Hornets no solo coparon los últimos puestos en triples anotados, sino que cerraron la clasificación en efectividad desde el perímetro con un triste bagaje del 31.8%. A pesar de la incorporación de exteriores como Lamb, Batum y Lin, las dudas siguen presentes, más aún teniendo en cuenta la cada vez mayor importancia del acierto exterior en la NBA.

Salud física: sus dos principales referentes del equipo, Al Jefferson y Kemba Walker, se perdieron un total de 37 partidos el pasado año a causa de problemas físicos. Si las lesiones vuelven a hacer mella en su tándem estrella, Michael Jordan puede olvidarse de ver a su equipo en los Playoffs.

Pocas alternativas ofensivas: los Hornets fueron el tercer equipo con menor promedio anotador por partido el pasado curso (tan solo por detrás de Sixers y Knicks), un registro inaceptable para un equipo que aspira a estar en la post-temporada. Steve Clifford ya ha confirmado que trabajará especialmente en este aspecto para ampliar sus recursos en ataque y evitar repetir una preocupante ‘Jeffersondependencia’, pero hasta que no comience la temporada no sabremos hasta qué punto se notará el cambio.

Pronóstico

A pesar de las grandes dudas creadas por el varapalo del pasado año, creemos que los Hornets alcanzarán la octava plaza de la Conferencia Este con un registro de 38-44, mientras que no podrán aspirar a más allá de la cuarta posición en una División Sureste donde están encuadradas otras potencias como Atlanta Hawks, Miami Heat y Washington Wizards.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes