¿Tiene motivos el aficionado madridista para estar enfadado con Gabriel Deck?

Analizamos los entresijos de la marcha del argentino a la NBA en el momento más importante de la temporada para el Real Madrid.

Gabriel Deck, enfado madridista. Foto: gettyimages
Gabriel Deck, enfado madridista. Foto: gettyimages

La alegría por un triunfo memorable en uno de los encuentros más decisivos de la temporada en la sección de baloncesto del Real Madrid, dio paso a una mezcla entre tristeza, rabia, resignación y agradecimiento horas después, cuando se conoció la marcha de Gabriel Deck a la NBA. Un jarro de agua fría, un mazazo más que se une a la salida de Facundo Campazzo y a la grave lesión de Anthony Randolph, circunstancias que han puesto en jaque la temporad merengue. Pablo Laso ha sabido encontrar soluciones, pero lo que tiene por delante para sustituir al argentino es una tarea casi imposible. Si bien es cierto que el fichaje de Alberto Abalde este verano pagando su cláusula de rescisión era una tirita antes de que se produjera la herida, porque el Madrid ya veía que Deck iba a marcharse, nadie esperaba que fuera en este momento.

  • El Real Madrid había asumido que Gabriel Deck se iría a final de temporada, pero no esperaban una huida ahora

Y es que eso es lo único reprochable, o al menos difícilmente entendible, en la salida de Gabriel. Llegó al conjunto blanco en 2016, con apenas 21 años y un corto bagaje en la liga argentina. Fue una apuesta importante por parte de Alberto Herreros, que se ha amortizado con creces. La progresión del argentino ha sido meteórica durante estos años, mejorando ostensiblemente su lanzamiento, erigiéndose en un jugador letal a campo abierto y siendo uno de los grandes especialistas en el juego en poste bajo, con buena capacidad de pase y finalización. Clave en el título liguero de 2019 y la Copa del Rey 2020, el salario con el que llegó Deck a Madrid se quedó corto en cuanto empezó a destacar.

  • Gabriel Deck era el tercer jugador de la plantilla que menos cobraba, por detrás de Usman Garuba y Felipe Reyes

Su excelso rendimiento en el Mundial de China 2019 supuso un punto de inflexión en su carrera. Kobe Bryant alertó del potencial desmesurado de un jugador que empezó a recibir serias atenciones por parte de la NBA, después de que no fuera drafteado en 2017, cuando se presentó a la ceremonia. Pero Oklahoma City Thunder adquirió sus derechos tras la exhibición mundialista y aunque el Madrid intentó renovarle, se topó una y otra vez con la negativa del argentino; la decisión estaba ya tomada, iba a irse a la NBA y prefirió cobrar menos estos años con el fin de tener una cláusula baja, de 1,5$, que pudiera afrontar sin problemas una franquicia NBA. En el club merengue se habían resignado a ello y Pablo Laso estaba dispuesto a aprovechar sus servicios hasta el final, pero el final ha llegado mucho antes de lo previsto. OKC ha tentado al jugador con 3,9$ millones hasta junio y luego un contrato de 3 años, por lo que quizá haya sido requisito de la franquicia el desembarco inmediato de Gabriel.

  • El conjunto blanco había intentado renovarle en repetidas ocasiones, pero el sueño de Deck era jugar en la NBA

Nadie podía prever que Gabriel Deck iba a decidir marcharse el 9 de abril a un equipo sin aspiraciones, cuya máxima en lo que queda de temporada es desarrollar jóvenes e ir construyendo un proyecto de futuro. Abandonar el barco de un club que aspira a grandes títulos cuando apenas quedan dos meses de temporada, supone una jugarreta tremenda para el Real Madrid, que no se esperaba un gesto así por parte de Deck. Posiblemente considere que yéndose ahora y disputando el tramo final de año, donde puede gozar de minutos, tiene más opciones de hacerse un hueco en la rotación, pero parece contraproducente renunciar a la lucha por títulos en Europa a cambio de eso. Los motivos económicos anteriormente indicados pueden tener mucho peso en la decisión.

En definitiva, al aficionado madridista solo le quedan tres cosas por decir a Gabriel Deck: GRACIAS por los servicios prestados, por entregarse en cuerpo y alma a este escudo y ser parte fundamental de un proyecto ganador; ¿POR QUÉ? para los más escépticos y críticos, que consideran una traición irse en este momento, y finalmente, HASTA SIEMPRE, o quizá hasta pronto. Deck ha sido feliz en Madrid y no es descartable que si su aventura estadounidense le va mal, contemple regresar pronto a la que ya se ha convertido en su casa.

Comentarios recientes