¿Mejorará la escasez de minutos de Juancho Hernangómez en Boston Celtics?

El alero español no está teniendo protagonismo en los planes de Ime Udoka y es uno de los jugadores que necesitan un cambio de aires si la situación no cambia

Javier Macías Jiménez | 29 Oct 2021 | 23:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
Juancho Hernangómez defiende a Jayson Tatum "Foto: NBA.com"
Juancho Hernangómez defiende a Jayson Tatum "Foto: NBA.com"

El verano de Juancho Hernangómez en la NBA ha sido uno de los más movidos de su carrera, pero no uno de los más felices. El alero español pasó de Minnesota Timberwolves a Boston Celtics con un paso intermedio en Memphis Grizzlies que no duró demasiado. Demasiados cambios que han acabado con el jugador en un destino atractivo e ilusionante, pero con un panorama que no le beneficia en absoluto.

Muchos lo veníamos avisando desde que se produjo el traspaso: la llegada de Juancho Hernangómez a Boston Celtics no era nada positiva. Se sumaba a las filas de un equipo con dos super estrellas claramente diferenciadas del roster y las dos actuando en la misma posición que el español.

Jaylen Brown y Jayson Tatum son dos de los mejores jugadores de toda la NBA, pero la cosa no queda ahí. Además de los dos astros de los Celtics en ese puesto de 3-4, jugadores como Jabari Parker o Grant Williams estaban llamados a sumar muchos minutos en la rotación.

¿La conclusión?

Que Juancho Hernangómez no está llamado a tener muchos minutos en estos Boston Celtics, ni a ser una pieza importante de la rotación de Ime Udoka. En los primeros encuentros de la franquicia de Massachusets, el alero español ha sumado 8 minutos repartidos entre dos encuentros. En los otros 3 disputados por el conjunto verde, ni siquiera llegó a saltar al parqué.

En esa escasa participación ha conseguido sumar 6 puntos y 4 rebotes, y sigue demostrando que es un jugador más que aprovechable a la hora de aprovechar lanzamientos de 3 puntos, de penetrar en busca del aro o en la defensa de perímetro. Pero tendrá que salir si la situación no cambia porque podría ser uno de los años más duros para el jugador desde que aterrizó en la mejor liga de baloncesto del planeta.