Recordando a Andy Phillip

El 7 de marzo de 1922 nació en Granite City, Illinois, Andy Phillip, uno de los primeros mejores asistentes de la historia de la NBA.

La NBA es una liga que se ha ido forjando con el paso de las décadas gracias a la numerosa nómina de estrellas que han dejado su huella en las diversas canchas de baloncesto que componen la geografia norteamericana y que han conseguido cautivar a millones de aficionados en todo el planeta.

Es habitual ver en cualquier barrio español a muchos jóvenes (y otros que no lo son tanto) lucir camisetas de baloncesto con nombres como Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar, Larry Bird o Kobe Bryant, esas míticas figuras con las que crecieron enganchados hasta altas horas frente al televisor y cuyo legado ha llegado hasta nuestros días aunque muchos de ellos nunca hayan podido disfrutar en directo de aquellas leyendas del baloncesto.

Sin embargo, la NBA ya existía mucho antes de los años 80, década que coincidió con los años dorados del baloncesto norteamericano, aunque el material audiovisual que ha llegado hasta nuestros días es más bien escaso. Pero igual de importante. Hubo muchos jugadores que formaron parte de los primeros pasos de la NBA y que han sido igual de importantes que las grandes estrellas de nuestros días, aunque sus nombres pasen, a día de hoy, totalmente desapercibidos. Uno de ellos es el de Andy Phillip.

Andrew Michael Phillip vino al mundo el 7 de marzo de 1922, hace casi 94 años en Granite City, Illinois. Durante su carrera de 11 temporadas en la NBA, "Andy" se convirtió en uno de los primeros grandes asistentes de la historia de la competición, siendo el primer jugador en superar las 500 asistencias en una temporada. Podía desempeñar las posiciones de base, escolta y alero sin ningún tipo de problema, aunque era más habitual verlo en el puesto de '2'.

Antes de recalar en la NBA, Phillip ya se había forjado un nombre durante su etapa universitaria. En Illinois, lideró a los Fighting Illini a dos campeonatos de la Big Ten Conference (1942 y 1943), consiguiendo el trofeo al MVP en el segundo título tras lograr el récord en anotación global (con 255 puntos, 21.3 por encuentro) y en un mismo partido (con 40 tantos). Los Fighting Illini era un conjunto que destacaba por su gran velocidad para salir al contrataque y su implacable defensa. El propio Phillip llegó a afirmar que "eran unos adelantados a su tiempo."

Tras servir en la Marina de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, Andy regresó a Estados Unidos y comenzó su andadura en la NBA tras ser seleccionado en la quinta posición del Draft de 1947 por los Chicago Stags. Allí estuvo tres temporadas, en las cuales lideró a su equipo en asistencias. En su último año en Chicago, Phillips fue el mejor pasador de la competición con 5.8 asistencias por partido.

Al año siguiente firmaría por los Philadelphia Warriors, donde coincidió con jugadores míticos de la época como Paul Arizin y Joe Fulks. Phillip mantuvo su alto nivel en su nuevo equipo, hasta el punto de mantener su liderazgo como el máximo asistente de la competición durante los dos años que estuvo allí, convirtiéndose en el primer jugador en superar las 500 asistencias en una misma campaña. Además, fue incluido dos veces en el Mejor Quinteto de la NBA y nombrado All-Star en ambas temporadas.

Posteriormente haría las maletas rumbo a los Fort Wayne Pistons, donde alcanzaría las Finales de la NBA en dos ocasiones, cayendo ante los Syracuse Nationals y los propios Philadelphia Warriors, respectivamente. En los actuales Pistons, el jugador participó en dos All-Star Game más.

Sus últimos coletazos en la NBA los daría en los míticos Boston Celtics de Bill Russell, Bob Cousy, Bill Sharman y Frank Ramsey, donde se retiraría en 1958 con un campeonato bajo el brazo, el de 1957. A lo largo de su carrera, Phillip disputó un total de 701 partidos, en los que promedió 9.1 puntos, 4.4 rebotes y 5.4 asistencias por encuentro.

Tras retirarse de la competición, probó suerte como entrenador al frente del banquillo de los St. Louis Hawks, aunque solo estuvo diez partidos en el cargo, ganando seis de ellos.

Comentarios recientes