Wilt Chamberlain y su predilección anotadora por el 12 de noviembre

Dos de las grandes exhibiciones ofensivas de Wilt Chamberlain llegaron tal día como hoy, en sendos 12 de noviembre de 1959 y 1964.

Pocos registros en anotación se le resistieron en su día a Wilt Chamberlain. Muchos de ellos, de hecho, todavía continúan vigentes en la actualidad, totalmente inalcanzables para las estrellas contemporáneas de la NBA. El pívot fue un auténtico gigante del baloncesto infinitamente adelantado a su tiempo. Fue tan dominante que algunas normativas y reglas de la competición tuvieron que ser modificadas para intentar amoldar su impacto, algo que pone de manifiesto la majestuosidad de su figura y lo legendario de su nombre.

Por supuesto, la mayor gesta que se le reconoce a Chamberlain es el haber anotado 100 puntos en un mismo partido, un récord absoluto que, a día de hoy, no ha sido ni mínimamente amenazado. El más cerca que ha estado de lograrlo ha sido Kobe Bryant, con su impresionante exhibición ante Toronto, y aún así cerró la cifra en unos estratosféricos pero lejanos 81 tantos.

Aquella misma temporada (1961-62), "The Big Dipper" inscribiría, nuevamente, su nombre en el libro histórico de la competición al promediar 50.4 puntos por partido a la conclusión de la misma. Una auténtica locura. Una cifra que muchos jugadores ni siquiera llegan a alcanzar en un único partido y que Chamberlain hizo habitual en su hoja particular de estadísticas. Especialmente tal día como hoy, un 12 de noviembre.

En 1959, el jugador anotó 55 puntos en la victoria de los Philadelphia Warriors sobre los Cincinnati Royals, actuales Sacramento Kings. En aquel partido también se encontraba también un tal Jack Twyman, seis veces All-Star y uno de los mejores aleros de la época, cuyos 32 puntos quedaron totalmente eclipsados por la exhibición del pívot.

Apenas cinco años después, un 12 de noviembre de 1964, Chamberlain repitió la gesta al sumar 53 de los 99 puntos de su equipo en la derrota ante Detroit Pistons. Y podrían haber sido mucho más de no ser por su mal día desde la línea de tiros libres, donde erró trece de los 22 lanzamientos intentados. Aquella fue su última temporada con los Warriors antes de ser traspaso a los Sixers, donde 'tan solo' anotaría 33.5 puntos por partido en su primera temporada completa en la franquicia.

Si acudes a cualquier registro histórico sobre estadísticas de la NBA te sorprenderá ver la cantidad de partidos en los que Chamberlain alcanzó y superó la barrera de los 50 puntos, pero pocos días han sido tan fructíferos para él como un 12 de noviembre.

Comentarios recientes