¿Qué sabes de los dorsales retirados de los Philadelphia 76ers?

Los números retirados de la NBA antaño pertenecieron a jugones que hoy son leyenda. Aquí tienes la historia de los Philadelphia 76ers.

Pese al tanking que llevan haciendo los Sixers desde hace algunos años, los aficionados y aficionadas del Wells Fargo Center llevan décadas asistiendo a grandes partidos de baloncesto. Por suerte, Joel Embiid, Nerlens Noel y Jahlil Okafor​ aún tienen mucho futuro por delante. El equipo de Filadelfia es uno de los históricos de la NBA y su fama se debe a jugadores como los siguientes:

El dorsal de Moses Malone (#2) nunca ha sido retirado de manera oficial, pero tampoco hace falta. Desde su retirada, nadie se ha atrevido a utilizarlo. Pívot dominador e intimidador como pocos, Malone pasó por muchos equipos. En los Rockets fue donde más tiempo estuvo pero, tras perder las Finales de 1981, se pasó a los Sixers de Erving. Allí, Malone fue la pieza clave para la consecución del anillo de 1983 frente 'Magic' Johnson y sus Lakers. De hecho, fue el MVP de aquellas finales y también de 3 temporadas regulares (1979,82,83). All Star en 13 ocasiones, se ganó el apodo de 'Chairman of the Boards'. Moses Malone terminó su carrera con más de 29.000 puntos y más de 17.500 rebotes, siendo aún hoy el máximo reboteador ofensivo de la historia de la NBA. Una leyenda del basket.

Allen Iverson (#3) es una de las muchas estrellas de la NBA que se ha quedado sin anillo. Más que estrella, supernova. Problemático como pocos fuera de la cancha, sus dotes para el baloncesto eran impresionantes. 'The Answer' fue elegido en la primera posición del Draft de 1996 por los Sixers, equipo del que no se movió durante más de una década (1996-2006). La franquicia de Filadelfia volvió a la élite con Iverson, disputando las Finales de 2001. 'A.I.' tuvo un promedio de 26,7 puntos, 6,2 asistencias y 2,2 robos por partido en sus 14 temporadas NBA. Además, fue 11 veces All Star, 4 veces máximo anotador de la NBA y MVP de la temporada en 2001.

Julius Erving (#6) es sinónimo de baloncesto. De un nuevo baloncesto. Ídolo de masas y referente deportivo de Obama o Will Smith, ganó 2 campeonatos y 3 títulos de MVP en la ABA. De hecho, está considerado junto a Malone como uno de los mejores jugadores que han participado en la ABA. Cuando el 'Dr. J' se pasó a la NBA en los Sixers ya era toda una institución, ganando el anillo de 1983 junto a Moses Malone y Bobby Jones. Promedió 22 puntos, 4 asistencias, 7 rebotes y 2 robos por partido en su carrera NBA.

Maurice Cheeks (#10) fue el base titular de los mejores años de la franquicia a principios de los ochenta. Junto a tipos como Malone, Jones o Erving, 'Mo' llevó al equipo a 3 Finales de la NBA, consiguiendo el anillo en la última de ellas, en 1983. Tras su larga estancia en Filadelfia, Cheeks pasó por los Spurs, Knicks, Hawks y, finalmente, los Nets. Fue 4 veces All-Star, firmando 11,1 puntos, 6,7 asistencias durante 15 temporadas en la NBA.

El siguiente pívot está considerado, para muchos, como el mejor de todos los tiempos, sobre todo para aquellos que disfrutaron viéndole jugar. Pese a que hay opiniones para todos los gustos, lo cierto es que Wilt Chamberlain (#13) tiene unas cifras descomunales. Hacer aquí un resumen de todas las hazañas de 'The Big Dipper' sería imposible. Desde los 100 puntos anotados en un partido a sus 2 campeonatos, pasando por otras 4 Finales... Chamberlain es el único jugador que tiene retirada su camiseta en 3 franqucias (Warriors, Sixers y Lakers) y en sus memorias afirmó haber hecho el amor con 20.000 mujeres (solo hasta los 40 años). Todo un mito. Toda una máquina.

Harold Everett Greer (#15) estuvo durante 15 años ligado a la franquicia, primero en los Syracuse Nationals, predecesores de los actuales 76ers, y posteriormente en la ciudad del amor fraternal, donde desarrollaría toda su carrera baloncestística. Durante su idilio con Filadelfia 'Hal' coincidió con Chamberlain y Cunningham para conseguir el ansiado anillo de 1967. Fue 10 veces All Star y promedió 19,2 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias por partido.

Bobby Jones (#24) llegó en 1978 a los Sixers procedente de los Nuggets. Con el equipo de Filadelfia conquistó el anillo de campeón en 1983. Era un excelente defensor, de esos cuyo trabajo no se refleja en las estadísticas. De hecho, estuvo hasta en 8 ocasiones en el Mejor Quinteto Defensivo de la NBA y otras 2 veces en el Segundo Quinteto Defensivo. Fue 4 veces All Star. Tuvo unas cifras de 12,1 puntos y 6,1 rebotes por partido a lo largo de su carrera profesional entre ABA y NBA.

Billy Cunningham (#32) fue pieza clave de los primeros 76ers campeones. Alero elegido en el Draft de 1965 por Filadelfia, 'Kangaroo kid' entraba siempre como sexto hombre, ganándose la titularidad pacientemente. Fue uno de los partícipes del título de 1967 y allí estuvo hasta 1972. Tras un par de años fuera, regresa a la franquicia de Filadelfia para retirarse a causa de una lesión. Su relación con los Sixers fue más allá puesto que en 1977 se hizo cargo del equipo y alcanzó el anillo de 1983. Firmó 20,8 puntos, 10,1 rebotes y 4 asistencias por partido.

Charles Barkley (#34) es otro de los grandes jugadores de la historia que, pese a haberlo intentado una y otra vez, jamás consiguió el Anillo de Campeón. En su primera temporada con los Sixers, 'Sir Charles' coincidió con los grandes jugadores que habían conseguido el Anillo de Campeones en 1983. Aprendió rápido y se convirtió en uno de los mejores ala-pívots de la historia, a pesar de no superar los 2 metros de altura. Polémico dentro y fuera del campo (véase sus trifulcas con Laimbeer y O'Neal), su consistencia hizo que se ganase el apodo de 'The Round Mound of Rebound'. Promedió 22 puntos, 11,7 rebotes y 4 asistencias por partido. Fue seleccionado 10 veces para el partido All-Star y ganó el oro olímpico en Barcelona '92 y Atlanta '96.

Comentarios recientes