Gregg Popovich desvela el secreto de su éxito en San Antonio

En un seminario para la Asociación Internacional de Entrenadores, el técnico de los Spurs explicó las bases fundamentales de su modelo de gestión de plantillas.

Jacobo León | 27 Mar 2016 | 16:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Gregg Popovich es una de las figuras más particulares y carismáticas entre todo el repertorio de figuras que componen la NBA. A sus frecuentes declaraciones, majestuosas y cortantes a partes iguales, que no dejan a nadie indiferente se une, principalmente, una brillante filosofía de gestión de equipos que ha obtenido unos resultados inmejorables en San Antonio, franquicia que ha conquistado cuatro campeonatos bajo su mandato y que presenta una racha de casi 20 temporadas consecutivas alcanzando las 50 victorias en regular season.

Su hábitat natural siempre ha girado lo más lejos posibles de los focos mediáticos de la competición, algo que no ha impedido, por otro lado, que en contadas ocasiones haya mostrado su lado más profundo y filosófico, ese que nos ha mostrado, a cuentagotas, por qué podría ser, posiblemente, el mejor entrenador en la historia de la NBA, gracias a su inigualable forma de orientar el fracaso hacia la consecución del éxito y la construcción del equipo perfecto.

FIBA, a través de su cuenta de YouTube, ha subido recientemente un vídeo de un seminario en el que Popovich analiza en profundidad el sistema de los Spurs y algunas de sus técnicas de entrenamientos favoritas.

En un momento dado, el técnico aportó su visión de cómo mantener a los jugadores motivados y cómo manejar las distintas personalidades que componen una plantilla a lo largo de la temporada. Para él, lo fundamental para el éxito como grupo gira en torno a dos conceptos: honestidad y responsabilidad.

"Creo que hay que tener una gran responsabilidad como individuo con el grupo", explica Pops. "Para nosotros, lo que funciona mejor es la más absoluta y total honestidad. Nunca intento engañar o manipular a un jugador. Nunca les diré algo que pueda cambiar la siguiente semana."

Posteriormente, Popovich dio un ejemplo concreto de cómo maneja a las principales estrellas del equipo y cómo esa filosofía mantiene al equipo unido.

"Si en un tiempo muerto veo que, por ejemplo, Tim Duncan no está haciendo lo que debería hacer le pregunto, "¿Vas a capturar un rebote esta noche? ¿Vas a luchar por todos los rebotes? ¿O simplemente vas a subir y bajar la cancha antes de que vayamos a cenar? ¿Qué tenemos que hacer?" Él me escuchará y antes de salir a la cancha me dirá, "Hey, Pops, gracias por motivarme". Porque es un jugador muy inteligente y sabe qué puede hacerlo."

"Ser completamente honesto con la gente es fundamental. Si alguien está haciendo algo bien, tienes que decirle que lo ha hecho bien. Pero nunca debes tratar diferente a Duncan, Parker o Ginóbili que al jugador número 12, 13 o 14. Y mucha gente tiene miedo a eso. Desean tener de su lado a los pesos pesados del equipo y les permiten cosas que no deberían. Eso nunca funcionará. Es algo que se volverá en tu contra con el tiempo. Debes aplicar las mismas normas para todos. Claro que, en cierto modo, hay que tener un 'toque' diferente con cada uno porque cada persona es diferente, pero los estándares deben ser los mismos."

Popovich ha sido un pilar fundamental en la construcción de un sistema que es la envidia de toda la NBA y que, probablemente, disfrutará de continuidad durante mucho tiempo, incluso una vez que los propios Popovich y Duncan se hayan ido.