Tony Parker explica la evolución de su rol en San Antonio

El base ha explicado cómo el papel de las principales estrellas del equipo ha cambiado en los últimos tres años para dar paso a la irrupción de Leonard y Aldridge.

No hace demasiado tiempo, Tony Parker era el encargado de asumir gran parte de la responsabilidad ofensiva en San Antonio junto a Tim Duncan y Manu Ginóbili mientras el futuro del equipo, liderado por la figura de Kawhi Leonard, trabajada en su adaptación y desarrollo.

El base francés fue el máximo anotador, tanto en regular season como en post-temporada, de los Spurs que conquistaron el campeonato en 2014, hace apenas dos años. Sin embargo, las cosas han cambiado mucho desde entonces.

El presente de la franquicia de Texas gira ahora en torno a la aportación en ambos lados de la cancha de LaMarcus Aldridge y Kawhi Leonard, mientras que Parker, Duncan y Ginóbili han pasado a convertirse en escuderos de lujo de la pareja estelar de San Antonio.

Una premisa que queda demostrada de manera magistral con un contundente dato de los presentes Playoffs: entre Aldridge y Kawhi promedian una anotación combinada de 43 puntos por partido al acaparar una media de 29 lanzamientos, mientras que la aportación conjunta del trío de veteranos de los Spurs apenas asciende hasta los 21 puntos y 17 tiros por duelo.

Este miércoles, el propio Parker fue preguntado acerca de la evolución de los roles de los jugadores, la irrupción anotadora de Aldridge y si esta situación afecta de alguna forma al resto de componentes de la plantilla. El internacional francés dio su visión en unas brillantes declaraciones para el San Antonio Express News.

"Uno siempre tiene esa discusión, porque da la sensación de que los otros compañeros pierden el ritmo. LaMarcus ha estado jugando increíblemente bien. Si sigue a este nivel, es nuestro trabajo asumir los lanzamientos que no corresponden, tres, cuatro o los que sean. Reconozco que es duro para mi, que he estado acostumbrado a lanzar más de 10 o 15 veces por partido, pero este es ahora mi trabajo. Si solo puedo lanzar tres veces y no hacerlo más hasta diez minutos después, será así. El bien del grupo es lo primero."

Parker ha sido sincero con su nuevo rol y las estadísticas lo corroboran. El base promedia menos de diez lanzamientos por partido a lo largo de toda la temporada, unos números que no registraba desde su primer año en la NBA.

De nuevo, Gregg Popovich ha sabido reinventarse a si mismo y a unos Spurs que vuelven a afrontar los Playoffs como firme candidato al título.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes