Hakeem Olajuwon te enseña a meterla como no la has metido en tu vida

El que fuera pívot de Houston Rockets, equipo con el que consiguió dos anillos, sigue dando lecciones de cómo moverse en la pintura

Hakeem Olajuwon, lanzando una canasta ante Pat Ewing.
Hakeem Olajuwon, lanzando una canasta ante Pat Ewing.

Hakeem Olajuwon es uno de los mejores pivots de la historia de la NBA. En las clasificaciones aparece siempre por detrás de Kareem Abdul Jabbar y normalmente también de Shaquille O'Neal.

Lo que no hay dudas es que, en cuestión de clase, pocos son los jugadores que se han acercado a su grandeza. Por eso, a día de hoy, sigue siendo un referente entrenando a estrellas de la liga para que mejoren en el poste. Muchos han sido los que a lo largo de los años han pasado por sus manos y han aprendido a moverse mejor en la zona. Eso tan moderno del fade away yo lo hacía él hace veinte años...

Olajuwon ha ayudado a mejorar a muchos jugadores, pero hubo uno al que no consiguió darle el espaldarazo definitivo. Con Dwight Howard no pudo. Y eso que hay vídeos en las que se ve al hoy jugador de Los Angeles Lakers realizando sus movimientos, pero luego en los partidos nunca logró (por así decirlo) imitarle.

A día de hoy, Howard se gana la vida cazando rebotes y defendiendo con intensidad. La calidad no se compra...

Precisamente ayer se cumplieron 26 años desde que los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon ganaron el primero de sus dos anillos consecutivos.

Corría el 22 de junio de 1994 cuando los Rockets se enfrentaron a los New York Knicks en el séptimo partido de las Finales de la NBA. Aquella noche Olajuwon fue el máximo anotador (25 puntos), el máximo reboteador (10) y el máximo asistente (7) de su equipo. Además, venía de un 30+10 en el sexto partido, que fue clave para poder igualar la eliminatoria.

Leyenda la de un jugador que fue imparable en su época y que a día de hoy sigue siendo un referente en la pintura para todos los jugadores NBA. De ahí que se siga ganando (y muy bien) la vida enseñando lo que sabía hacer mejor que nadie.

Comentarios recientes