New York Knicks, ¿un serio aspirante a los playoffs?

Thibodeau está construyendo unos sólidos cimientos en un equipo joven que está rindiendo a un nivel mucho más notable del esperado.

Análisis New York Knicks, Tom Thibodeau. Foto: gettyimages
Análisis New York Knicks, Tom Thibodeau. Foto: gettyimages

La gran sorpresa positiva de lo que va de temporada en la NBA son los New York Knicks. Cuando muchos esperaban otro año vagando por las pistas de todo el país sin objetivos reales y haciendo gala del desorden que impera en la franquicia desde hace años, en la Gran Manzana se respira un aire fresco y, sobre todo, la sensación de que este grupo de jugadores está preparado para, al menos, ilusionar con un futuro destacable. Tom Thibodeau llegó con necesidad de reivindicarse por sus últimas malas experiencias en los banquillos y está demostrando ser capaz de imponer disciplina y rigor táctico sin que ello suponga una cortapisa al talento.

A pesar de las numerosas lesiones y las dificultades para establecer una rotación clara, el técnico sitúa a sus Knicks en una posición muy interesante a tenor de lo que transmiten con su juego. Obviamente faltan mimbres y experiencia, pero haber ganado la mitad de los partidos disputados, generar una identidad propia con el juego y dar vuelo a muchos jugadores diferentes, supone un gran mérito de Thibodeau. Julius Randle está siendo la cabeza visible y brillante de un proyecto en el que Reggie Bullock y Nerlens Noel están aportando trabajo de intendencia, inspirador para jóvenes rebosantes de talento como RJ Barrett, Immanuel Quickley o Mitchell Robinson.

Tom Thibodeau está generando automatismos defensivos en New York Knicks

Quizá lo que más pueda sorprender es que parece haber margen de mejora. Austin Rivers y Elfrid Payton aún no han encontrado la continuidad necesaria, mientras que el prometedor rookie Obi Toppin está lejos del nivel que se le presuponía. En casi cada partido, Tom Thibodeau emplea con eficacia a más de 10 jugadores y consigue crear una identidad de equipo generoso en el esfuerzo y que no rehúye el trabajo defensivo. New York Knicks no es un grupo de jóvenes afanados por brillar individualmente, sino un colectivo deseoso de competir hasta el final y devolver a la franquicia neoyorquino a unos playoffs que le son esquivos desde hace mucho tiempo.

Comentarios recientes