La importancia de Lonzo Ball en el éxito de Chicago Bulls

Analizamos la enorme progresión que presenta el talentoso base y cómo está dejando su impronta en unos Bulls que aspiran a lo máximo esta temporada NBA.

Diego Jiménez Rubio | 16 Nov 2021 | 12:03
facebook twitter whatsapp Comentarios
Lonzo Ball, importancia en dinámica ganadora de Chicago Bulls. Foto: gettyimages
Lonzo Ball, importancia en dinámica ganadora de Chicago Bulls. Foto: gettyimages

En un proceso de reivindicación constante y teniendo que demostrar que puede ser una gran estrella de la liga. Así ha sido el camino de Lonzo Ball desde que aterrizó en Lakers rodeado de un circo mediático excesivo y orquestado de manera irresponsable por su padre. Pronto se vio que este jugador tenía una personalidad muy distinta a la de su progenitor y que si bien es cierto que no iba a ser uno de los mejores de la historia ni más espectaculares, a priori, poseía talento, visión de juego e intangibles que podrían convertirle en un jugador memorable. Parece haber encontrado su hábitat natural en unos Chicago Bulls donde está brillando con fulgor y a los que dota de un ritmo de juego e identidad propia, progresando además de manera evidente en el lanzamiento, tal y como muestran estadísticas NBA.

"Somos uno de los mejores equipos de la liga, tenemos mucho por mejorar, pero nos encontramos en la dirección correcta", afirmaba en ESPN, queriendo ceder protagonismo a DeMar DeRozan, gran revelación del equipo con un nivel All Star, pero sabiendo que sin él los de Illinois serían un equipo mucho menos ordenado y consistente. Y es que Lonzo mantiene esos intangibles defensivos que le permiten robar balones con recurrencia, pero ha mejorado sobremanera en la gestión del balón y toma de decisiones. Verse como tercer espada del equipo le ayuda a quitarse presión, amasando menos bola y dando veloces y atinados pases para encontrar espacios a Lavine y el menciondo DeRozan.

Lonzo Ball está registrando un 44,4% de acierto desde el triple esta temporada

Su capacidad para abrirse a una esquina y lanzar con eficacia rompe totalmente los esquemas de las defensas, que se habían acostumbrado a flotarle en sus primeros años en la liga. No es sencillo percibir una mejora tan evidente y veloz en el lanzamiento como la que ha hecho Lonzo Ball, pasando en cuatro años del 30% de acierto al 44,4% desde la línea de triple. Ha construido un juego con pocas alharacas, huyendo de adornos y sintiéndose cómodo en un segundo plano, pero su importancia en Chicago Bulls es manifiesta. Las sensaciones del equipo son sublimes y resulta imposible no pensar en ellos como uno de los más serios aspirantes al anillo.