Las rajadas de Edwards y Gobert tras la segunda derrota ante los Mavs

Desvelamos la manera en que los Wolves han interiorizado el severo varapalo que supone su segunda derrota en casa ante Dallas Mavericks.

Diego Jiménez Rubio | 25 Mayo 2024 | 10:30
facebook twitter whatsapp Comentarios
Rajadas de los Timberwolves. Foto: gettyimages
Rajadas de los Timberwolves. Foto: gettyimages

Minnesota Timberwolves está en una situación límite después de perder los dos primeros partidos de la serie ante Dallas Mavericks en casa, viéndose forzados ahora a una remontada épica. Anthony Edwards y Rudy Gobert pasaron por rueda de prensa para analizar lo sucedido y mandar curiosos mensajes.

Estos playoffs NBA 2024 se están erigiendo en una fuente inagotable de emociones y buen baloncesto. Minnesota Timberwolves fue capaz de eludir situaciones complicadas ante los Nuggets, pero ahora se ve mucho más exigido ante unos Dallas Mavericks que están dominando la serie y poniendo sobre la mesa sus argumentos de firme candidato al anillo. Las estrellas de los Wolves no están rindiendo como se esperaba y no han tenido reparos en lanzar mensajes positivos.

- Gobert siente que decepcionó a su equipo en la última jugada

"No creo que nadie haya entrado en pánico por esta derrota. Confiamos en nuestras posibilidades, sabemos que esto se puede remontar", declaró un Edwards que ya lideró espiritualmente a su equipo cuando Denver Nuggets parecía en disposición de remontar, y que ahora se propone hacer lo mismo. Las palabras más curiosas las dejó Rudy Gobert, analizando su defensa sobre Luka Doncic en el game-winner del esloveno cuando apenas quedaban unos segundos para el final.

Se podía intuir que Luka iba a jugarse un triple y escogió a su defensor, promoviendo un bloqueo que le permitiera cambiar defensores y quedarse con Gobert. La confianza de Minnesota Timberwolves en su gran baluarte defensivo era total, pero fue incapaz de frenar a Doncic. "Decepcioné a mi equipo en la última jugada. Creyeron en mí y no fui capaz de frenar a Luka", aseveró el pívot francés.