Elfrid Payton, el sol brilla en Orlando

Su gran evolución durante los últimos meses de competición han convertido a Elfrid Payton en uno de los mejores rookies de la temporada.

Su irregular comienzo de temporada, al igual que otros muchos novatos este año, ha perjudicado en exceso a un Elfrid Payton que ha mostrado su mejor nivel durante los últimos meses de competición.

Payton hizo historia hace apenas un mes después de convertirse en el primer novato desde Antoine Walker, en 1997, que logra dos triples-dobles consecutivos, con Portland y Dallas como rivales. Previamente, solo otros tres jugadores habían logrado tal hazaña en su primer año en la liga: Jason Kidd (1995), David Robinson (1990) y Magic Johnson (1980).

A pesar de no haber logrado la clasificación para los Playoffs tras sumar apenas 25 triunfos con Orlando, Payton se ha convertido en uno de los jugadores más efectivos y determinantes de los Magic. Aunque muestra uno de los peores ratios defensivos de toda la liga, la franquicia de Florida disminuye en cinco sus puntos recibidos por cada 100 posesiones cuando Elfrid Payton ha estado en pista.

En el ámbito individual, el impacto del base en la NBA ha estado a la altura de los mejores rookies de la temporada. Payton ha liderado a todos los novato en asistencias (con 6.5 por noche) y presenta el segundo mejor registro de robos de balón (1.7) tras Nerlens Noel, otro de los principales candidatos al premio. También se sitúa entre los mejores bases reboteadores de primer año con 4.3 capturas por partido.

Su principal handicap para el galardón ha sido su comienzo flojo e irregular de campaña, así como su bajo impacto ofensivo (8.9 puntos), aunque Payton es un jugador que destaca por su dirección de juego más que por su capacidad de atacar el aro. Aún así, sus números han aumentado de sobremanera durante las últimas fechas. En sus últimos 15 partidos, el jugador ha promediado 11.7 puntos, 6.0 rebotes, 8.9 asistencias y 2.7 robos por encuentro con un 45.3% de efectividad en tiros de campo. Unos números realmente brillantes para un rookie, pero insuficientes después de haber sido logrados en los compases finales de la temporada, con otros jugadores que han exhibido una mayor regularidad.

Su presencia en el Mejor Quinteto de Rookies parece innegable, pero aterriza un poco tarde para lograr el premio al Rookie del Año, aunque su nombre está, sin discusión alguna, entre los candidatos.

Comentarios recientes