Michael Jordan, el arte del todo

Nuevo capítulo de la serie "Los reyes del Trash Talking" que aterriza con el nombre del mejor jugador de baloncesto de la historia: Michael Jordan.

Michael Jordan ha sido elegido por la gran mayoría como el mejor jugador de baloncesto de la historia gracias a un cúmulo impresionante de habilidades y aptitudes que lo han erigido como el más grande de este deporte. Su aplastante superioridad iba más allá de lo meramente deportivo, hasta el punto de ser uno de los mejores y más efectivos dentro del arte lingüístico del 'trash talking'.

Su impresionante supremacía sobre el resto de mortales era tal que se podía permitir todo tipo de lujos cuando se enfrentaba a sus rivales. Uno de los mejores ejemplos lo relató Shaquille O'Neal, ex-jugador de Orlando Magic y Los Ángeles Lakers, entre otros, y actual analista para TNT. Durante un encuentro que enfrentó a Orlando y Chicago, Jordan se acercó a Nick Anderson, escolta rival, mientras le adelantaba lo que iba a ocurrir a continuación: "Estoy acercándome a ti. Voy a pasar el balón entre mis piernas dos veces. Voy a fintar y lanzaré a canasta. Y luego te miraré." Y así ocurrió. El lanzamiento, por supuesto, entró.

Mientras paseaba su condición de número por todas las canchas de la competición, Jordan no hacía distinción de nombres o categoría cuando se proponía humillar y sacar del partido a sus rivales. Cualquier jugador era un blanco perfecto para el escolta. Un 23 de noviembre de 1991, Chicago se enfrentaba a los Nuggets de Dikembe Mutombo. A cinco segundos para el final y con el encuentro ya decidido a favor de los Bulls, Jordan se posicionaba para realizar un tiro libre. Antes de lanzar, el escolta se dirigió a Mutombo con una sonrisa en la cara: "Hey, Mutombo. Esta va por tí", tras lo cual lanzó con los ojos cerrados. Sobra decir que encestó.

Por supuesto, muchas veces no era el escolta el que encendía el fuego en la cancha, aunque no era difícil hacerlo entrar al trapo ya que nunca evitaba un reto. En un partido ante Utah, Michael Jordan anotó una canasta fácil ante John Stockton. El propietario de los Jazz, Larry Miller, quiso jugar a las provocaciones y le espetó un "¡Métete con alguien de tu tamaño!" Mal hecho. En la siguiente jugada, Jordan repitió mate pero esta vez sobre los 211 centímetros de Melvin Turpin, tras lo cual se dirigió a Larry para devolverle la jugada: "¿Te parece lo suficientemente grande?" En otra ocasión, anotó 48 puntos ante los Sixers de un Jerry Stackhouse recién llegado a la liga que había afirmado que podría con él en un uno contra uno.

No siempre era tan directo. Su 'trash talking' era muy similar, en ocasiones, al arrogante y prepotente exhibido por Larry Bird, pero también podía llegar a ser muy sutil. En un partido durante la Summer League en 1997, Jim Jackson quiso probar suerte en una batalla dialéctica con Michael. Tras mirar sus zapatillas, el escolta de los Bulls rió y señalándolas le dijo: "Hey, pero si llevas unas Jordan."

Su competitividad, fogueada en el radicalismo más absoluto, no le permitía a su ego perder ni en la mas mínima nimiedad. David Robinson, ex-jugador de San Antonio Spurs y miembro del legendario 'Dream Team' de 1992, admitió que mientras compartían equipo en la selección estadounidense, la constante ansia de Jordan por competir le llevó a proponer absurdas y constantes apuestas con sus compañeros. Por ejemplo, en los aeropuertos, Jordan retaba a los demás a qué sus maletas serían las primeras en salir.

Obviamente, 'perder' no era una palabra que estuviese en su diccionario. En 1993, los Wizards viajaban a Chicago en un compromiso habitual de regular season. LaBradford Smith, 19ª elección del Draft de 1991, firmó el partido de su vida ante la defensa de Jordan después de anotar 37 puntos. Aunque ganaron los Bulls, el escolta no quedó nada satisfecho con su actuación personal, por lo que juró que la situación no quedaría ahí. La siguiente vez que ambos se vieron las caras, Jordan concluyó la primera mitad del encuentro con 36 puntos, dejando a Smith en tan solo dos tantos.

Sin embargo, era con la llegada de los Playoffs cuando se veía la versión más 'hardcore' del 'trash talking' de Michael Jordan. Para la historia quedará el intenso intercambio de 'piropos' entre el escolta y Gary Payton, base de Seattle Supersonics, durante el segundo partido de las Finales de la NBA de 1996.

Un año antes, también en Playoffs, Chicago Bulls y Charlotte Hornets se vieron las caras en primera ronda. Con un 2-1 en la serie favorable a los de Illinois, los Hornets afrontaban los últimos instantes del quinto partido con un punto por debajo y posesión para igualar la eliminatoria y, lo más importante, evitar la eliminación. Muggsy Bogues, pequeño base de 1.60 metros, fue el encargado de subir el balón y jugarse la última posesión. Michael Jordan fue el encargado de defenderlo y de explotar los nervios del rival con un "lanza ya, puto enano." La bola no entró y los Bulls lograron el pase a las Semifinales de Conferencia, donde caerían ante los Orlando Magic de Shaquille O'Neal y Penny Hardaway.

Ni los propios Bulls, equipo donde cosechó la gloria con seis campeonatos, pudo escapar de sus correrías. En 2003, el MCI Center (actual Verizon Center) fue testigo del duelo entre un Michael Jordan que disputaba la última temporada de su carrera en Washington, ante un Jay Williams que daba sus primeros pasos en la liga con los Bulls. A sus 39 años, Jordan dio una lección al rookie, quien tuvo que sufrir la exhibición del escolta mientras le adelantaba como sería todas y cada de las canastas que anotaba.

Después de su retirada, 'Air' Jordan ha tenido tiempo de dejar su huella en alguna que otra ocasión aislada. Durante la celebración de un campus dirigido por el propio '23', un imberbe y prometedor O.J. Mayo retó a Jordan una y otra vez afirmando que no podría defenderle. En un principio, el actual propietario de los Hornets evitó la confrontación con el jugador. Sin embargo, ante la insistencia de Mayo, Jordan se vio obligado a ponerse el mono de trabajo y dar una 'pequeña' lección al jugador, ahora en Milwaukee Bucks, quien no fue capaz de superar a Michael en ningún momento.

Comentarios recientes