Por la boca muere el pez; los tres bocazas de los Playoffs eliminados a la primera

Mark Cuban, Nico Batum y Masai Ujiri tendrán que ver lo que resta de Playoffs desde la televisión. Hablaron de más y ahora callan.

"Los Rockets son el equipo más previsible de toda la liga". "Los Blazers no pierden contra equipos con jugadores españoles". "Paul Pierce nos preocupa una mierda". Estas tres frases pasarán a la historia de la NBA porque, además de que fueron pronunciadas casi simultáneamente, en pocos días todas ellas se volvieron en contra de sus felices autores.

-Mark Cuban no imaginaba -y mucho menos podía prever- que sus vecinos los Houston Rockets iban a despacharles en menos de lo que llega el mes de mayo. Cinco partidos les han bastado a James Harden y su compañía de jugadores previsibles, que solo saben jugar de una forma, para deshacerse de los 'todopoderosos' Mavericks.

El propietario de los Mavs se lo pensará un par de veces antes de volver a provocar a unos rivales que; primero, tenían ventaja de campo, segundo, no tenían a ningún jugador lesionado, y tercero, han quedado segundos en la clasificación, mientras que Dallas ha sido séptimo terminando la temporada con muchas dudas.

-Masai Ujiri demostró que todavía le falta mucha experiencia -o madera- como directivo al responder altivamente a todo un veterano de la liga como Paul Pierce, menospreciando a uno de los jugadores en activo que más experiencia tiene en este tipo de eliminatorias -seguramente 'The Truth' haya jugado más partidos de Playoffs que los Raptors en toda su historia-.

El General Manager de los Raptors no solo cayó en la trampa de Pierce si no que se pasó varios pueblos, fue multado y tuvo que pedir disculpas. Por si fuera poco, Paul Pierce jugó muy bien y los Raptors fueron humillados y eliminados en cuatro partidos -los dos primeros jugados en Canadá con el público volcado con el equipo- y se fueron de los Playoffs cosechando las mismas victorias que los Knicks, Lakers o Sixers.



-Nicolas Batum. Pobre Nico, quiso motivar a sus compañeros con una frase tan trivial como ignorante que esconde su gran hastío por España y sus habitantes, y como no podía ser de otra forma, la consigna se filtró a la prensa. Y es que en un equipo en el que hasta el 19 de febrero había un jugador español -Víctor Claver- no tenía mucho sentido apelar a la nacionalidad de la estrella del equipo rival para motivar a sus compañeros.

Lo que ha quedado de manifiesto, además de que Batum no tiene educación, es que sus compañeros no comparten sus sentimientos contra los españoles, ya que la franquicia le dejó bastante solo con esta cuestión y el francés tuvo que pedir perdón en público. Por si fuera poco los Blazers han sido estrepitosamente eliminados al perder 4 de los 5 encuentros que han jugado contra equipos con españoles estos Playoffs.



Para que vuelvan.

Comentarios recientes