Gonzaga y North Carolina jugarán la final del NCAA March Madness

Gonzaga superó por 73-77 a South Carolina, mientras que North Carolina se impuso a Oregon por 76-77 en un surrealista final.

Gonzaga o North Carolina. North Carolina o Gonzaga. Uno de los dos se proclamará el próximo lunes como el flamante ganador de la NCAA 2016-17. Y lo harán después de haberse ganado su plaza en la final del March Madness tras haber derrotado a South Carolina y Oregon respectivamente.

Dos partidos que no decepcionaron y que estuvieron llenos de emoción. Dos partidos que se resolvieron en los últimos segundos, haciendo honor a un torneo tan emocionante como es el March Madness de la NCAA. La final se diputará el próximo lunes, pero ahora vamos a repasara lo que ha sucedido en las semifinales.

(1) Gonzaga Bulldogs 77-73 South Carolina Gamecocks (7)

Los Zags llegaban a esta semifinal con la vitola de grandes favoritos, pero enfrente South Carolina, protagonista del cuento de la cenicienta en este March Madness, quería demostrar que no se había ganado su plaza en Phoenix por pura casualidad. En su camino dejaron a potencias como Duke, y anoche dejaron claro el porqué.

El partido comenzó con un ritmo bastante alto y muy igualado, algo que sorprendía en cierto modo al ver que Sindarius Thornwell, gran estrella de los Gamecocks, no inauguraba su casillero particular. Un arreón final de los Bulldogs les permitió irse al descanso 45-36 arriba, liderados por su gran estrella, Nigel Williams-Goss.

Y esa dinámica continuó a la vuelta de vestuarios, alcanzando los Zags su máxima ventaja con un 65-51 mediado el segundo tiempo. El partido parecía muerto y en la mano de los Bulldogs, pero los Gamecocks, lejos de rendirse, subieron líneas defensivas y cortocircuitaron el juego de su rival. Con un intenso Chris Silva en defensa y un inspirado P.J. Dozier en ataque, South Carolina firmó un enorme parcial de 0-16 que les colocó con un 65-67 a su favor.

Los nervios podían apoderarse de los Zags, que se habían visto minutos antes con el partido ganado, pero en absoluto. Con un gran Zach Collins volvieron a recuperar el mando del partido y con un parcial de 7-0 a su favor se pusieron con un 72-67 para afrontar los minutos decisivos.

Los Gamecocks volvieron a reaccionar y se colocaron a tres puntos faltando tres segundos. Sindarius Thornwell anotó el primer tiro libre, tiró a fallar el segundo y Killian Tillie se hizo con el rebote para recibir la falta y sentenciar desde el tiro libre la victoria de los Gonzaga Bulldogs (77-73) y su clasificación para la final, la primera de su historia.

(1) North Carolina Tar Heels 77-76 Oregon Ducks (3)

A un ritmo trepidante arrancó la segunda semifinal, especialmente para los Tar Heels, que abrieron con un parcial de 5-0. Con sus estrellas frenadas tuvo que ser un secundario como Payton Pritchard el que asumió la responsabilidad en los Ducks, poniendo el empate a 5 en el marcador. Y a partir de ahí el ritmo se mantuvo, pero el acierto bajó drásticamente. North Carolina no acertaba con sus tiros, y Oregon sumaba una pérdida tras otra.

Eso hacía que reinase la igualdad en el marcador, hasta que dos triples seguidos de Dylann Ennis pusieron un 22-30 para Oregon en la recta final del primer tiempo. Pero North Carolina reaccionó, y con un parcial de 17-6 encaró el túnel de vestuarios con un 39-36 a su favor.

Pese a que fue Ennis el que abrió las hostilidades en el segundo tiempo, el que cogió las riendas en estos minutos fue Justin Jackson, que se encargó de establecer la ventaja de los Tar Heels en torno a la decena de puntos. Los Ducks se veían totalmente superados en el rebote, y la sensación era de tremenda superioridad para North Carolina.

Las cosas no salían en Oregon. Sus estrellas, especialmente Dillon Brooks, no encontraban el acierto, pero aun así se mantenían relativamente cerca en el marcador. Demasiado si tenemos en cuenta lo visto estos minutos. Pero el caso es que los Ducks supieron agarrarse al partido cuando peor estaban y llegaron al último minuto con las opciones intactas.

Un afortunado triple de Tyler Dorsey puso el 77-74 y después North Carolina falló su ataque en un forzada penetración de Pinson. Los Ducks, en vez de buscar el triple, prefirieron la canasta fácil de Keith Smith, que colocó el 77-76 a falta de 6 segundos. Y ahí llegó un momento realmente surrealista.

Kennedy Meeks falló los dos tiros libres, pero Oregon no fue capaz de cerrar el rebote y el balón, tras el palmeo de Pinson, fue a manos de Joel Berry II, que recibió una nueva falta. El base falló el primero, tiro a fallar el segundo...y de nuevo el rebote lo ganó North Carolina, que sacó el balón para que corriesen esos últimos segundos y llevarse la victoria por 77-76 y el billete para medirse en la final a Gonzaga.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes