El Gran Canaria es finalista de la Supercopa Endesa tras superar a un negado Real Madrid

Los canarios, que jugarán la final contra el Valencia Basket, intentarán convertirse en el primer equipo anfitrión que levanta el título.

Por nombre el Real Madrid era el favorito para la Supercopa Endesa 2017, pero por lo visto en la cancha no. Y es que los de Pablo Laso se han visto superados de principio a fin por un sólido Herbalife Gran Canaria, que con esta victoria por 73-64 se meten en la final, donde intentarán revalidar el título y convertirse además en el primer anfitrión que lo gana.

La segunda semifinal de la Supercopa Endesa se abrió con una canasta del madridista Jeff Taylor, pero no fue mas que un espejismo, ya que lo que vino a continuación fueron unos minutos de magia de los anfitriones. Un triple de Eulis Baez, otro de McKissic y una asistencia de Oliver sin mirar para el mate de Pasecniks, para un 8-2 inicial que dejaba claro que los de Casimiro habían salido al partido con más ganas y con las ideas más claras. El Real Madrid, muy desacertado, iba siempre un paso por detrás de su rival, y eso se traducía en un 24-17 al final del primer cuarto para los locales.

El ritmo en los primeros 10 minutos había sido alto, y eso cambió en el segundo cuarto. Las defensas de ambos equipos subieron mucho su intensidad, y eso supuso que los puntos subiesen con cuentagotas al marcador. Muchos fallos en los dos lados y tablas en este segundo cuarto, ya que se llegó al descanso con 37-28.

Un ritmo lento que siguió tras el descanso, ya que en los primeros minutos del tercer cuarto los canarios solo sumaban desde el tiro libre, mientras que los merengues no lo hacían de ninguna de las maneras. Y así los anfitriones empezaron a vivir durante varios minutos con ventajas de dobles dígitos, como la que se reflejó al final del cuarto (51-39).

El Real Madrid no encontraba el acierto desde el triple y los puntos que llegaban lo hacían desde la pintura con la pelea de Ayón y las bombas de Carroll. Pero no eran suficientes amenazas para un Gran Canaria que volvía a vivir un minuto mágico con la conexión Paulí-Fischer, que le daban un 59-44 a su favor a falta de siete minutos. Fue entonces cuando Pablo Laso paró el partido y los blancos protagonizaron un parcial de 0-10 que les ponía a 5 puntos de un Gran Canaria que empezaba a notar los nervios.

Con las luces rojas de emergencia encendidas en los anfitriones surgió el israelí Mekel, que asumió el control del partido para traer la calma y con una bonita canasta poner un tranquilizador 63-54 a falta de poco más de 3 minutos. Los blancos lo siguieron intentando por medio de los triples de Carroll y Campazzo, pero el partido ya estaba en el bolsillo de un Gran Canaria que sueña con repetir título. Ahora solo el Valencia Basket le separa de ese sueño.

Estadísticas

Comentarios recientes