La redención de los Thunder apostando por el juego colectivo

Acumulan 10 victorias consecutivas y presentan aportación coral de muchos jugadores, con hasta cinco hombres promediando más de 10 puntos.

Chris Paul, líder de Oklahoma City Thunder. Foto: gettyimages
Chris Paul, líder de Oklahoma City Thunder. Foto: gettyimages

Uno de los argumentos más poderosos para considerar a la NBA como la competición deportiva más espectacular del planeta es su capacidad para sorprender constantemente. Oklahoma City Thunder se está erigiendo en la gran revelación en esta temporada 2019/2020, reponiéndose de manera sorprendente a la pérdida de su jugador franquicia durante casi dos lustros. Russell Westbrook. El pesimismo inundó a los aficionados de un equipo que no pueden creerse aún no haber ganado ningún anillo con jugadores como el ya mencionado Westbrook, Durant o Harden. Todos fueron yéndose poco a poco y llegó el momento de reinventarse. Las previsiones no eran halagüeñas y se llegó a hablar de la posibilidad de desprenderse de Chris Paul y apostar por una reestructuración.

Sin embargo, Billy Donovan paró esa corriente de pensamiento con un mensaje claro: podemos, queremos y vamos a competir. Jugando muchos minutos con dos bases merced al protagonismo de Dennis Schröder, apostando por la capacidad reboteadora de un Steven Adams que sigue asombrando con su solidez bajo los tableros y apostando por jugadores rebosantes de talento, como Danilo Gallinari y Shai Gilgeous Alexander, han conseguido asombrar a propios y extraños. Consolidados en puestos de playoffs, están en disposición de luchar incluso por una de las primeras cuatro plazas después de una racha triunfal de 10 partidos consecutivos.

Nerlens Noel y Abdel Nader han encontrado la confianza necesaria para aportar minutos de refresco desde el banquillo, y la capacidad defensiva del equipo brinda unas oportunidades inmensas de éxito. Y es que Donovan ha conseguido que hasta un jugador como Gallinari baje el culo y arrime el hombro en su propio campo, generando una rotación interesante en la que siempre se mantiene algún jugador con caudal ofensivo y se le complementa con trabajadores natos. La experiencia de Paul permite machadas como remontar la desventaja de 19 puntos que llegaron a tener ante Sacramento Kings en la última de las diez victorias.

El poderío de la aportación coral del equipo se resume en un dato irrefutable: hasta cinco jugadores promedian más de 10 puntos por partido. Son Chris Paul (17.5), Dennis Schröder (19), Danilo Gallinari (24), Shai-Gilgeous Alexander (19.4) y Steven Adams (11.2). Impresionante estadística que hace ver a todos los detractores de la NBA que en esta liga se pueden obtener grandes éxitos a base de defensa, un buen generador de juego como Paul y compenetración colectiva en ataque. ¿Hasta dónde llegarán estos Oklahoma City Thunder?

Comentarios recientes