Así fue el último minuto del Bulls-Jazz del sexto partido de las Finales del 98

El momento más alto de la carrera de Michael Jordan tuvo lugar en el Delta Center de Salt Lake City el 14 de junio de 1998

Michael Jordan, antes de anotar la canasta más famosa de la historia del baloncesto.
Michael Jordan, antes de anotar la canasta más famosa de la historia del baloncesto.

14 de junio de 1998, Delta Center de Salt Lake City, en el estado de Utah. Sexto partidos de las Finales de la NBA entre Chicago Bulls y Utah Jazz. De ganar los locales, el séptimo y definitivo volvería a disputarse en la cancha de los de Jerry Sloan. De ganar los visitantes, los de Phil Jackson se harían con su sexto anillo, el tercero consecutivo.

Tras fallar un triple John Stockton, Michael Jordan cogió la pelota y entró con ella en el último minuto. Los Jazz dominaban el encuentro en esos momentos por dos puntos (81-83). Jordan penetró y fue objeto de falta. Anotó los dos tiros libres. Quedaban 59 segundos por disputarse y las espadas estaban en todo lo alto (83-83).

Tras una sensacional jugada entre Karl Malone y Stockton, el base clavó un triple en la cara de Ron Harper que ponía a los suyos tres arriba (83-86) a 41.9 segundos del final del duelo. Phil Jackson pidió tiempo muerto y, lógicamente, la pelota volvió a ser para Jordan.

El '23' de los Bulls recibió la pelota en el centro de la cancha, sobre las letrás Jazz, se marchó de Bryon Russell por la derecha y anotó una bandeja cómoda. Quedaban 37 segundos y los Jazz tenían posesión y un punto de ventaja en el marcador.

En ese momento llegó la jugada decisiva de las Finales. Los Jazz intentaron su jugada de toda la vida. Balón de Stockton para Malone, que comenzó a botar la pelota sin darse cuenta de que Jordan había dejado de marcar a su hombre para intentar robarle la cartera, algo que hizo. Le robó la pelota a Malone a 18 segundos del final.

Luego subió el baón, se paró de nuevo ante Russell cerca de la línea de 3 puntos y le mandó al suelo con una finta antes de anotar la mejor canasta de la historia del baloncesto. Quedaban cinco segundos y los Bulls se habían puesto por delante (87-86).

Sloan pidió tiempo muerto y preparó una jugada que los Jazz ejecutaron bien. Stockon recibió un bloqueo y tiró un triple liberado que el aro escupió. Los Bulls habían ganado su sexto anillo. Dios había vuelto a disfrazarse de jugador de baloncesto. Michael Jordan lo había vuelto a hacer.

Comentarios recientes