Ricky Rubio, 'ninguneado' por segundo año consecutivo en la liga

Pese a jugar a gran nivel en Utah Jazz y Phoenix Suns, ambas franquicias prefirieron deshacerse del jugador de El Masnou en cuanto pudieron

Chris Paul y Mike Conley, los hombres que hicieron que Ricky se marchara de Utah y Phoenix.
Chris Paul y Mike Conley, los hombres que hicieron que Ricky se marchara de Utah y Phoenix.

Por segundo año consecutivo Ricky Rubio debe hacer las maletas antes del inicio de una nueva temporada. El de El Masnou no termina de enamorar. No termina de ser la pieza que las franquicias buscan. O al menos eso parece... El año pasado no fue renovado por Utah Jazz porque los de Salt Lake City firmaron a Mike Conley. Ayer, Phoenix Suns decidió incluirlo en el traspaso que ha llevado a Chris Paul a los de Arizona.

Así es la NBA. Y eso lo sabe bien Ricky, que a sus 30 años está a punto de afrontar su décima temporada en la mejor liga de baloncesto del mundo en su cuarto equipo. Siempre ha sido titular, siempre ha jugado una media de minutos en torno a la treintena, y siempre ha sido importante para sus equipos.

¿Qué pasa entonces? Fácil. Ricky no termina de ser determinante. Ha mejorado el tiro (y mucho) en los últimos años, pero pese a ello no ha logrado promediar más de 13 puntos en su carrera. De ahí que tanto Utah como Phoenix hayan preferido traspasarle para contar con bases más decisivos (aunque Conley está lejos de ser lo que fue).

Lo de Utah es agua pasada, pero lo de Phoenix duele. Porque el verano pasado confiaron en él (y mucho): 3 años de contrato y una media de 17 kilos (le quedan por cobrar 17 millones la próxima campaña y 17.8 la siguiente). A las primeras de cambio, fuera. Como si el problema de los Suns esta campaña hubiera sido el backcourt, donde Ricky y Devin Booker se han entendido a la perfección. Los Suns no han funcionado por la poca consistencia de Deandre Ayton, un número 1 que hasta ahora no ha demostrado haber merecido esa posición.

Oklahoma, una nueva oportunidad

Veremos lo que ocurre a partir de ahora. Si se queda en OKC, va a ser el líder de un equipo que va a tener complicado meterse en playoffs. Pero al menos podrá lucirse, intentar ser el máximo asistente de la liga y tirar más para mejorar su media de puntos.

Ricky tiene mucho que demostrar todavía en la NBA.

Comentarios recientes