Previa y pronósticos para 2016; Los Ángeles Lakers

Año de transición en el que la gran estrella del equipo, Kobe Bryant, dará paso a una camada de jóvenes talentos que reclama su sitio en Los Ángeles y la NBA.

A Los Ángeles Lakers les espera otro año complicado aunque con 'el alivio' de saber que las cosas difícilmente podrán ir a peor. Con una plantilla limitada y en plena reconstrucción, la franquicia angelina afrontó sin demasiadas esperanzas una temporada que comenzó complicándose con la lesión para todo el curso de Julius Randle y que terminó de naufragar en el manguito rotador del hombro de Kobe Bryant.

Este desolador panorama concluyó con la peor temporada en la historia de la franquicia y con un vestuario totalmente apático y derrotado. A lo largo del verano, en los despachos han intentado hacer borrón y cuenta nueva a través de la agencia libre. A pesar de no conseguir firmar a ninguno de los grandes agentes libres del verano, en el vestuario de Los Ángeles han aterrizado piezas más que interesantes tales como Lou Williams, Mejor Sexto Hombre de la temporada, Roy Hibbert y Brandon Bass.

El objetivo es trabajar en la evolución de las jóvenes promesas del equipo y asentar las bases de un proyecto que afrontará el próximo año, si se cumplen las declaraciones del protagonista, la primera temporada de la era 'Post-Kobe'.

Quinteto, banquillo, altas y bajas

Con un juego interior totalmente definido con la presencia de Roy Hibbert y Julius Randle, las dudas de Byron Scott estarán orientadas en la zona exterior.

Si se cumple a rajatabla el desplazamiento de Kobe Bryant al puesto de alero, Lou Williams y Jordan Clarkson, quienes también pueden desempeñar perfectamente funciones de base, serán los encargados de repartirse los minutos como escoltas del equipo. Sin embargo, Scott podría optar por Williams como principal referente de la segunda unidad, en un rol que le viene como anillo al dedo después de ser elegido Sexto Hombre de la NBA la pasada temporada. Si vuelve a su mejor nivel y sienta la cabeza, Nick Young será otro valor fundamental desde el banquillo.

Altas: Brandon Bass (Celtics), Roy Hibbert (Pacers), Marcelinho Huertas (FC Barcelona), D'Angelo Russell (rookie, Ohio State), Lou Williams (Raptors).

Bajas: Carlos Boozer, Ed Davis (Blazers), Wayne Ellington (Nets), Xavier Henry, Jordan Hill (Pacers), Wesley Johnson (Clippers), Jeremy Lin (Hornets), Ronnie Price (Suns).

Fortalezas

Juego exterior. Si Kobe Bryant no vuelve a ceder ante las implacables lesiones que han lastrado las últimas temporadas de su carrera, los Lakers presentarán uno de los juegos exteriores más interesantes de ver de todo el Salvaje Oeste. Junto a él, veteranos contrastados como Lou Williams y Nick Young y jóvenes promesas rebosantes de talento como Jordan Clarkson y D'Angelo Russell.

Presión. Sin aspiraciones más allá de fortalecer el núcleo del equipo y apoyar la evolución y adaptación de los jóvenes talentos, en los Lakers no tendrán ningún tipo de presión encima. Después de firmar la peor temporada de la historia de la franquicia, en Los Ángeles tan solo pueden ir hacia arriba.

Debilidades

Segunda unidad interior. Si la pareja titular interior ya crea dudas, ya sea por el último mal año de Hibbert o por toda la temporada en el dique seco de Randle a causa de su grave lesión, peor panorama presenta el banquillo de los Lakers. Brandon Bass, Robert Sacre y Ryan Kelly no son mejores que los Ed Davis, Jordan Hill y Chris Kaman de anteriores años y los de Byron Scott sufrirán ante plantillas con mayor talento y recursos.

Reparto de la jerarquía ofensiva. Es difícil creer que el impulso competitivo de Kobe Bryant le permita mantenerse al margen y repartir responsabilidades tal y como afirmó hace unas semanas. Por si fuera poco, en el equipo hay otros dos jugadores exteriores a los que les encanta 'amasar' la bola: Nick Young y Lou Williams. Por si fuera poco, Jordan Clarkson y D'Angelo Russell exigirán su parte del pastel. De Byron Scott dependerá que la situación se convierta en una virtud o en un auténtico caos.

Defensa. Las incorporaciones de Roy Hibbert y Brandon Bass se presentan como insuficientes para un equipo que viene de firmar el segundo peor registro de la competición en puntos recibidos. Mejorarán, es obvio, pero la cuestión es saber cuánto.

Derrotismo. Si las derrotas comienzan a llegar de manera habitual, los jóvenes talentos pueden sufrir en sus propias carnes el sabor de la desesperación y la desmotivación. Esta situación llevó a la plantilla angelina a hacer la guerra por su cuenta y pecar de individualidad el pasado año, tal y como reconoció Wesley Johnson hace unas semanas. Un año más sin un objetivo establecido ni un estilo definido puede resultar desastroso.

Pronósticos

La presencia de Kobe Bryant tan solo determinará la posición final de los Lakers en función de ese plus de victorias que siempre asegura la inmensa calidad del escolta. Con o sin él, los Playoffs se presentan como un objetivo inaccesible. Así, una posición real para los oro y púrpura podría ser la 12ª posición de la Conferencia Oeste con un registro que ascenderá en torno a las 33-35 victorias.

Comentarios recientes