¿Qué sabes de los dorsales retirados de los New York Knicks?

Los números retirados de la NBA antaño pertenecieron a jugones que hoy son leyenda. Aquí tienes la historia de los New York Knicks.

La afición del Madison Square Garden sigue pensando que es posible ganar. Así lo dice su historia. Una historia llena de inmensos jugadores que décadas atrás llevaron a su equipo a lo más alto de la NBA. Phil Jackson compartió equipo con muchos de ellos:

Walt Frazier (#10) jugó los mejores años de su carrera en los Knicks, consiguiendo los campeonatos de 1970 y 1973 con el equipo neoyorquino. 'Clyde' marcó tendencias con sus gustos y vestimentas fuera de la cancha; dentro se ganó estar considerado uno de los mejores bases de todos los tiempos gracias a su brutal manera de defender y a la clase que tenía para anotar. Fue 7 veces All Star, promediando en toda su carrera 18,9 puntos, 5,9 rebotes y 6,1 asistencias por partido.

Contemporáneo de Frazier fue el polivalente Dick Barnett (#12), que, tras un breve paso por los Lakers recaló en los Knickerbockers ganando los 2 campeonatos que posee la franquicia de la Gran Manzana y retirándose con honores. En 14 temporadas como profesional, 'Dick' firmó 15,8 puntos, 2,9 rebotes y 2,8 asistencias por partido.

'The Pearl' Monroe (#15) fue el príncipe de la NBA durante su paso por los Bullets y se convirtió en profeta para los Knicks, ganando el anillo de 1973 junto a Frazier y compañía. 'Jesús', como también era conocido, podía jugar de base o escolta. Promedió 19 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes por encuentro en su carrera NBA. También los Wizards (Bullets) retiraron su camiseta. Todo un mito.

Para hablar de Dick McGuire (#15) hay que remontarse a los años cincuenta. Fue elegido en la séptima posición por la franquicia neoyorquina en el Draft de 1949 y allí permaneció 8 largas temporadas, destacando como playmaker. Sus números: 8,0 puntos, 5,7 asistencias y 4,2 rebotes por partido. También entrenó al equipo entre 1965 y 1968. Se da la curiosa situación de que los Knicks han retirado dos veces este número en su historia.

El pívot Willis Reed Jr. (#19) fue otro mítico componente de aquellos Knicks campeones. Elegido en segunda ronda por los neoyorquinos en 1964, acabó la temporada como 'Rookie del año'. En 1970, condujo a la franquicia a lo más alto de la NBA, siendo el primer jugador en lograr el MVP de la liga regular, de las Finales y del All Star en un mismo año. Reed jugó completamente cojo el séptimo partido de la final de 1970 frente a los Lakers. De hecho, unas temporadas más tarde, con 31 años y 7 All Star a sus espaldas, se retiraría. Promedió 18,7 puntos y 12,9 rebotes por partido. Un héroe de este mundo.

David Albert DeBusschere (#22) nació y comenzó su carrera NBA en Detroit. Pero, tras 5 temporadas, decidió dar el salto a Nueva York. En 1968 se unió a a Frazier, Barnett, Bradley o Reed para formar un equipo de leyenda. Maravilloso alero, 'Big D' tenía una enorme capacidad defensiva (fue incluido en el Mejor Quinteto Defensivo del año en sus 6 temporadas en los Knicks) pero también era un excelente anotador. En 12 temporadas en la NBA firmó unas estadísticas medias de 16.0 puntos y 11.1 rebotes por encuentro.

El último de los grandes jugadores de aquel equipo campeón es Bill Bradley (#24). Fue un prometedor escolta durante su periplo universitario. 'Dollar Bill' jugó durante un año en el Olimpia Milano, club con el que consiguió ganar la Copa de Europa de 1967. De vuelta a casa, los Knicks le eligieron en la segunda posición del Draft de 1965. Allí fue reserva de lujo, promediando 12,4 puntos y 3,4 asistencias por partido a lo largo de toda su carrera.

Patrick Aloisius Ewing (#33) pertenece a una generación de jugadores más jóvenes, que tuvo su cénit en los noventa. Jamaicano de nacimiento, 'Pat' fue seleccionado en la primera posición del Draft de 1985 por los Knicks. Pese al nivel de juego de aquellos maravillosos años, Ewing llevó a la franquicia a las finales de 1994 y 1999. ‘Hoya Destroya’ fue elegido 11 veces All Star y formó parte de la selección estaounidense que consiguió el oro olímpico en los Los Angeles 1984 y Barcelona 1992. Firmó 21 puntos y 10 rebotes por partido en sus 17 temporadas en la NBA.

Comentarios recientes