Motivos y posibles soluciones en el fracaso de Philadelfia 76ers

Analizamos las razones que pueden explicar el desastre colectivo del equipo, prestando atención a la mala planificación de temporada y buscando posibles soluciones.

Philadelfia 76ers, fracaso y posibles soluciones. Foto: gettyimages
Philadelfia 76ers, fracaso y posibles soluciones. Foto: gettyimages

No hay término medio en la trayectoria de Philadelfia 76ers en los últimos años. Transitó por un desierto nunca antes visto en el mundo del deporte durante años, con el fin de construir un proyecto a largo plazo a base de primeras elecciones de draft, en las que consiguió dos grandes estrellas como Joel Embiid y Ben Simmons, pero también una decepción sonora como Markelle Fultz. Cuando parecía que el momento había llegado y existía una identidad de equipo con buena química entre sus jugadores, Elton Brand, dirigente deportivo, decidió optar por un atajo e hipotecar al equipo al todo o nada en 2019.

La canasta de Kawhi Leonard con Toronto Raptors dilapidó esa opción y el todo o nada de Brand, fue el precursor de lo visto en estos playoffs NBA 2020. De aquellos barros, estos lodos. Y es que no es lógico estar años perdiendo partidos como jamás ningún equipo de ningún deporte en Estados Unidos lo había visto, para que de repente entren las prisas. Resulta evidente que en un equipo con Joel Embiid y un jugador tan particular como Ben Simmons, se necesitan tiradores.

Los buscó en 2018 con Ilyasova y Belinelli, y lo terminó encontrando con JJ Reddick al año próximo. Pero a Elton se le acabó la paciencia y prescindió de un Three&Def como Covington, así como una parte importante de jugadores con esencia Sixers, para incorporar a Jimmy Butler y Tobias Harris. Era difícil meter a tanto gallo en un mismo gallinero, y más cuando los tres mejores encuentran en la zona su hábitat natural.

Brett Brown no consiguió exprimir el máximo jugo a una plantilla a la que le faltaba profundidad, y en 2020 se encontró con un grupo disgregado tras una apuesta personal y muy cuestionable de Elton Brand, como fue fichar a Al Horford. Solo hay un pívot capaz de parar a Joel, así fichémoslo. Este razonamiento infantil es el que pareció subyacer en el movimiento de la gerencia deportiva de los Sixers, que ofrecieron un suculento contrato al ex de los Celtics y renovaron a Harris, a sabiendas de que perdían muchos efectivos, entre los que se encontraba JJ Reddick. Nunca pareció ser suficiente con Milton, Burks y Thybulle, ni siquiera con Josh Richardson, al que se ofreció el oro y el moro para que reforzara el perímetro.

La lesión de Ben Simmons antes de los playoffs NBA 2020 fue un contratiempo enorme, pero la contundencia con la que han perdido ante Boston Celtics y el mal devenir de toda la temporada regular, son señales inequívocas de que éste era un equipo mal diseñado desde el despacho, y si me apuran, mal entrenado desde el banquillo. Simmons y Embiid cada vez parecen menos compatibles, el camerunés está claramente descontento con la manera de jugar de su equipo y el proceso parece verse abocado a una nueva e incierta etapa.

Embiid:

Embiid: "Puedo ser un jugador dominante, pero no todo depende de mí"

Seguir leyendo

¿Y ahora qué? Eso es lo que se preguntan en la ciudad del amor fraterno. Van a necesitar mucho de ese sentimiento para salir adelante, pero también una renovación total. Raro sería que Brand y Brown no asumieran su fracaso y dieran un paso a un lado porque este desaguisado requerirá mucha energía.

Horford puede, debe y quiere abandonar el equipo y algunos ya hablan de que Dallas Mavericks podría ser su destino. Josh Richardson o Tobias Harris podrían ser prescindibles, uno de los dos, por su elevada ficha y rendimiento no del todo acorde a ella. Pero la gran pregunta es si mantener un proyecto bicéfalo con Ben y Joel o prescindir de alguno de ello.

Parece evidente que en caso de que esta última opción cobrara fuerza, Ben Simmons sería el sacrificado, teniendo que encontrar el ¿base, alero, pívot? un destino más acorde a sus condiciones. Posiblemente un equipo amante del triple y sin un pívot claro, que le dé libertad para correr y penetrar. Digamos que Simmons debería buscar lo que Westbrook encontró en Rockets.

Es innegociable su capacidad defensiva y carácter ganador, pero cada vez es más evidente la gran dificultad que tiene el combinar al australiano con Joel Embiid. Su salida podría ser la fórmula para fichar alguna estrella de perímetro, para lo cual será precisa mucha paciencia y una notable ingeniería financiera y deportiva. ¿Podrán los Philadelfia 76ers hacer una rápida transición para volver a optar al título?

Comentarios recientes