Philadelphia 76ers y un incierto futuro con decisiones difíciles

La franquicia dirigida por Daryl Morey tiene poco margen de maniobra para mejorar y va a tener que afrontar salarios muy altos en un grupo falto de confianza.

Philadelphia 76ers, opciones de futuro. Foto: gettyimages
Philadelphia 76ers, opciones de futuro. Foto: gettyimages

En la vida no se presentan tantas buenas oportunidades como las dos que ha tenido Philadelphia 76ers para dotar de sentido a ese proyecto que empezaron a construir hace muchos años y que les hizo tocar los infiernos con la promesa de alcanzar la gloria. Joel Embiid y Ben Simmons, dos nombres repetidos como un mantra y que nunca han terminado de encajar entre sí, pero que se han erigido en los pilares fundamentales en torno a los cuales construir. Lo intentó Elton Brand a base de chequera hace unos años, endeudándose para fichar a Jimmy Butler y Tobias Harris, y lo ha vuelto a intentar ahora Daryl Morey con una propuesta de enorme potencial que no admitía otra cosa menor que una final de Conferencia. No la han alcanzado y tendrán que tomar decisiones, o al menos explorar qué pueden hacer, a tenor de los grandes salarios que tienen que afrontar, tal y como desvela Hoopshype.

Margen salarial para hacer movimientos que mejoren el equipo

La franquicia ya ha pagado esta temporada un impuesto de lujo al sobrepasar en 13,5$ el tope salarial impuesto por la NBA, y todo indica que volverán a hacerlo en la 2021/22. Ahora mismo tienen 12 jugadores en nómina, están 2,7$ millones por debajo del máximo y parece evidente que necesitan hacer mejoras deportivas. Fichar a Danny Green ya les llevaría por encima del tope, por lo que todo indica que renunciarán a mantener a George Hill, para obtener algo más de flexibilidad. Un jugador del que podría llegar a considerarse su salida sería Tobias Harris, aunque sería con un traspaso que redujera el coste, pero indefectiblemente perderían calidad en el perímetro. La manera más viable y apetecible de reducir los gastos es prescinciendo de un jugador con nombre y apellido claro: Ben Simmons

Joel Embiid, merecedor de un contrato máximo

Parece claro que la franquicia va a dar el todo por el todo para retener al camerunés y construir en torno a él. Le darán las llaves de la ciudad, por decirlo así, al tener un mayor protagonismo en la estrategia deportiva del equipo. Le quedan dos años de contrato, pero quieren amarrarle ya hasta 2027 y lo que le correspondería cobrar en ese contrato serían 190,6$ millones en cuatro años. Eso elevaría a la friolera de 119,7$ de salario para el Big 3 del equipo en esta próxima temporada, algo difícilmente asumible para cualquier gerencia.

¿Prescindir de Ben Simmons es una opción real?

Sí. Así de rotunda es la respuesta, o debería serlo. El jugador australiano se ha estancado tremendamente y su rendimiento en momentos decisivos deja mucho que desear. Es un gran defensor, pero una evidente rémora en ataque para un equipo aspirante. El hecho de tener a Thybulle en sus filas como especialista defensivo provoca que la gerencia vea menos urgente retener a un hombre cuyo salario está muy por encima del rendimiento que ofrece. Barajan la opción de ofrecer a Simmons en traspaso para reclutar a una estrella como Lillard o Beal, sumando al paquete a un jugador joven como Maxey y alguna otra pieza o selección de Draft. Los números cuadran, pero tendrán que pensar si es eso lo que quieren y, en tal caso, sondear el mercado.

Comentarios recientes