Retirada de la camiseta de Dirk Nowitzki, el mejor europeo de la historia

Precioso homenaje de Dallas Mavericks al mejor jugador de su historia en una noche para el recuerdo: recuerdo al 41 para la eternidad

Juan López | 06 Ene 2022 | 08:17
facebook twitter whatsapp Comentarios
Dirk Nowitzki, presenciando la retirada de su camiseta junto a su familia.
Dirk Nowitzki, presenciando la retirada de su camiseta junto a su familia.

Ayer Dallas Mavericks le rindió el homenaje que merecía al mejor jugador de su historia: Dirk Nowitzki. La franquicia texana le retiró la camiseta número 41 que portó durante 21 temporadas (1998-2019). Con el lema de "41 FOREVER" los Mavs le prepararon una fiesta espectacular al alemán en el cnetro del American Airlines Center, el pabellón que vio a su ídolo llegar a convertirse en MVP de la NBA, campeón, MVP de las Finales y uno de los seis mejores anotadores de la historia de la mejor liga de baloncesto del mundo. Tremendo.

El teutón es un tipo excepcional, con un sentido del humor brillante (debería ser comentarista habitual de partidos NBA) y dio un emotivo discurso desde la humildad, desde el punto de vista de un joven chico alemán que llegó al lugar que le hizo convertir todos sus sueños en realidad: "Dallas era el sitio para mí".

Los Mavs, con Luka Doncic a la cabeza, se permitieron el lujo de regalarle una victoria al mejor jugador de su historia en su gran día: vencieron al mejor equipo de la liga, Golden State Warriors, por 99-82. Nada más finalizar el choque, sin que ninguno de los 20.441 aficionados que reventaban el pabellón se moviera de su asiento, Dirk Nowiztki hizo su aparición en el centro de la cancha escuchando un unánime: "¡MVP, MVP!".

Las sentidas palabras de Mark Cuban

Mark Cuban, el dueño de los Mavs, preparó una fiesta tremenda. Trajo al equipo campeón de 2011 al completo y mostró el modelo de estatua de Dirk que van a construir en la entrada del pabellón. Al dueño de Dallas Mavericks se le vio especialmente emocionado:

"Quiero que todo el mundo pueda ver lo grande que eres. Así que tu nombre está en la cancha. Y, aunque Y aunque no querías que sucediera, tu silueta está en el suelo. Y una de las cosas que hacemos para que todos los futuros fans de los Mavs y todos los futuros jugadores sepan siempre tu grandeza es que ponemos tu número en las vigas".

El homenaje fue precioso, cargado de emoción, totalmente merecido para el mejor jugador europeo de la historia de la NBA. Un larguirucho alemán que revolucionó el baloncesto en Dallas.